la CÁrcel del temor

Portada
Pink Printed Dress
Obras
Reseña

La protagonista sufre la peor de las prisiones, la que encarcela su alma y la lleva a perder no sólo su libertad, sino también la esperanza. Sofía, víctima de la violencia doméstica y de la agorafobia, lucha por liberarse de la cárcel del temor.

Esta novela es la historia de muchas mujeres que, sometidas a la violencia en sus hogares, ven pasar sus días con el miedo de convertirse en una nueva cifra dentro de las estadísticas fatales de ese terrible flagelo social. Cuando el maltrato es físico, sus cuerpos serán lacerados por las heridas más oprobiosas; pero cuando se trata de una agresión psicológica, esas heridas las harán morir en vida, aniquilando su dignidad y su autoestima.

La violencia intrafamiliar no es un asunto privado; es un asunto de derechos humanos y un problema de salud pública ante el cual no podemos permanecer pasivos.

  • Editados: 14,000
  • Portada:
Compartir:

Like

Haga clic para darle un like en facebook.

Puntos de venta

Haga clic para conocer más sobre los puntos de venta.

Editor y distribuidor

Distribuidora Lewis

Ver otras obras

Haga clic para volver al listado de obras.


  • ANALISIS LITERARIOS DE LA CÁRCEL DEL TEMOR

    La cárcel del Temor Rose Marie Tapia.

    “Cuando las mujeres ayudan a las mujeres, se ayudan a sí mismas” Wilhelmina Cole Holladay La cultura androcéntrica supone que las mujeres deben identificarse casi totalmente con la familia y su rol de madres, por encima de las inclinaciones o preferencias personales. Siendo el prototipo de la “mujer ideal”, la mujer sacrificada, abnegada, inclusive víctima. La identidad femenina ha sido históricamente una identidad “negativa”. A tal punto que algunas familias lloran cuando nace una niña, mientras se regocijan del nacimiento de un varón. Las mujeres son seres para los otros (la señora de tal, la hija de Fulano, la viuda de Mengano), raras veces pueden ser ellas mismas. Esta situación provoca que las mujeres sean profundamente dependientes, social, económica, jurídica y afectivamente. Mientras tanto los varones son considerados “autónomos”, ellos son por sí mismos. De esta manera, la masculinidad está estereotipada como activa y pública, la feminidad como pasiva y doméstica, de una manera tan sutil, que nos hace pensar que es natural.

    Los sentimientos de culpa a los que se enfrentan las mujeres son múltiples, sobre todo cuando deciden vivir sus propias vidas y dejan de existir por la mediación de los otros, a través de los otros, en los otros. Esta situación gravita sobre la salud mental y física de las mujeres haciéndolas susceptibles a enfermedades y depresiones nerviosas que ponen en riesgo sus vidas.

    Rose Marie Tapia en La Cárcel del Temor describe en forma directa y profunda esta problemática. Los protagonistas, Sofía y Daniel, son producto de hogares disfuncionales y son prisioneros del conjunto de tareas y actividades que nuestra cultura asigna a los sexos, siempre con el ánimo de ser aceptados socialmente. La conducta estereotipada asociada al sexo, agresión masculina y pasividad femenina, procede fundamentalmente, de los roles aprendidos durante la infancia, en donde a los niños se les enseña que “los hombres no lloran” y se les regala pistolas y coches, mientras que las niñas juegan con muñecas y casitas para que puedan imitar el “rol típico” de la mujer en el hogar. Esta socialización diferenciada marca la vida de los personajes de la novela de Rose Marie a tal punto que incluso puede pensarse que hombres y mujeres tienen diferentes códigos y conductas que llegan a ser incomprensibles para las personas del sexo contrario. Incluso se ha dicho que hombres y mujeres son de diferentes planetas y a pesar de que hablan el mismo idioma no llegan a comunicarse.

    Sofía, protagonista principal de esta novela, es una profesional del Derecho, víctima de la violencia intrafamiliar y del hostigamiento sexual laboral. La violencia hacia las mujeres tiene tantas posibilidades como ambientes existan, y es un hecho innegable en nuestras sociedades. Se presenta de diversas formas, facetas, tonalidades y profundidades. Su ejercicio es una práctica tolerada, justificada y erróneamente explicada por todos y todas.

    El drama de las mujeres, como Sofía, que experimentan violencia en el plano familiar alcanza significaciones especiales por el tipo de vínculo que existe entre las partes: la parte que agrede y la persona que es agredida están unidas por una relación consensual, legal y/o religiosa que le reviste de un carácter especial: hay una cercanía, hay sentimientos fuertes y generalmente hijos/as de dicha relación. Para la persona que experimenta este tipo de violencia, hay una tendencia a proteger el vínculo y el espacio familiar. En el plano profesional Sofía ejerce el Derecho y encuentra en su ambiente de trabajo una competitividad para compensar la inestabilidad del mismo, esto destruye los modelos sociales de solidaridad y convivencia y entra en conflicto con los valores adquiridos en la familia y favorece el estrés y los cuadros depresivos que experimenta.

    Una de las virtudes de la teoría de género es que permite analizar, desde una nueva óptica, tanto la situación de Sofía, como la de Daniel. El patriarcado ha supuesto un comportamiento determinado para los hombres, que en ocasiones ha resultado en una pesada carga social y psicológica, nada fácil de llevar. Según el “orden patriarcal”, los hombres deben ser fuertes, invencibles, no temer a nada, proveedores de recursos, en fin, una serie o conjuntos de características o cualidades sobrenaturales, difíciles de sostener en el tiempo.

    El proceso de formación de la identidad masculina pasa por tener que demostrar, constantemente que se “es hombre”. Por tanto su comportamiento no puede ser nada femenino, no debe dejar lugar a dudas. Esta situación ha llevado a los varones a no demostrar “debilidad”, es decir a no expresar sus emociones, a competir por la hegemonía entre otras cosas.

    En la práctica muchos hombres, como Daniel, se han visto privados del llamado mundo de los afectos, que se considera “patrimonio femenino”, y se han perdido así, tal vez, de las mejores cosas de la vida.

    En América Latina, los hombres viven una disminución del machismo, aunque ser machos todavía es parte de su identidad. Algunos desarrollan nuevas formas de afectividad prohibidas en la masculinidad dominante. Se trata de que podamos compartir todas las esferas de la vida en igualdad de condiciones; que no esté definido nuestro rol en la sociedad por el sexo biológico, sino por las preferencias, la capacidad, los intereses de cada quien, sin menoscabo de la autoestima ni de la identidad.

    Concluímos con el pensamiento que guía al movimiento Pro Igualdad: “El hecho de comprender que las relaciones entre los seres humanos, y en particular entre hombres y mujeres, responden a una construcción social histórica , y no son un destino manifiesto inmutable, es precisamente lo que nos permite actuar sobre ellas para lograr la equidad social, la igualdad de oportunidades, como un derecho humano inherente”

    Externar una opinión en tan poco espacio es como recoger en un solo aliento todo lo que es vida.

    “La Cárcel del Temor” es para este tiempo que vivimos, una literatura llena de osadía, de avanzada, por las repercusiones que implica en todos los niveles de un país donde una neófita con astucia y poder de investigación escudriña temas de gran profundidad científica, rebasando con valor esquemas estatuidos por los asociados, plasmando en su trama un sinnúmero de emociones que logran mantener el interés del lector, no permitiendo espacios ni distracciones para congelar en los sentidos todas las descripciones que conforman los perfiles psicológicos de cada protagonista.

    Pienso que la autora desde su inicio, integra a quien le lee a una aceptación real, llana y sincera de la discapacidad que representa la enfermedad del Pánico y la Agorafobia crónica, producto de los trastornos de ansiedad.

    Sin bordes de complejos y sentimientos oscuros que den margen al nacimiento de otras enfermedades, Sofía se presenta en la obra de manera natural con toda una gama de reacciones humanas. Se destaca así mismo la exhortación al llamado de solidaridad buscando esta circunstancia como complemento de terapias de rehabilitación en busca de una mejor calidad de vida. De igual manera la protagonista principal externa emociones inhibidas, que el mundo enmascara a veces como prohibidas. La mala canalización de las emociones produce en el ser humano desordenes de toda índole, porque somos cuerpo, mente y alma.

    La autora conjuga dos temas álgidos en nuestra sociedad actual, donde expresa que el silencio también nos hace cómplices de los resultados no deseados en nuestra convivencia diaria. Ante todo hay que tener el valor; como lo expresa Fernando Savater: “Siempre culpamos a otros: a la Historia, al Estado, o al ministro de turno. Es preocupante nuestra ausencia de coraje para afrontar la responsabilidad propia”. Conceptuamos que si este objetivo es claro, se debe aunar la paciencia y el sentido de utilidad con proyección a los demás mediante el espíritu de servicio y no crear expectativas irreales que causen finalmente más deterioro en las capacidades humanas. Como dijo José Bergani: “ El valor espera, el miedo va a buscar”. Hay que evitar a toda costa que este último se cuele y paralice la vida de los seres humanos.

    Es cierto que el tiempo pasa factura y existe también miedo a la ruptura con todos los esquemas conocidos, pero en la mayoría de los casos los hombres se disculpan por sus debilidades y las mujeres por sus méritos. Así se refleja Sofía previa descripción de la autora. Pareciera que permitimos la violencia en todos los niveles, pero solo nosotros podemos aceptar las ofensas y oprobios como si fueran regalos, el que no se recibe no te afecta, pero al que le das cabida hará destrozos a tu alma.

    “La Cárcel del Temor” es la oda a la súplica de quienes sufren en silencio y es la luz de la esperanza en el esfuerzo perdido. En la medida que avanzas en su lectura te percatas de que no son seres aislados los que sufren, sino muchos los que gravitan en el universo del dolor y del sufrimiento en diferentes proporciones.

    La solución está en cada uno, quien debe elaborar su propio manual de existencia, tomando en cuenta las experiencias traumáticas o no, pero evitando sacar lustre a las estatuas del pasado para que no dañen tu presente.

    Conceptuamos que el lenguaje de la obra es sencillo y las escenas de amor de sus diversos protagonistas ponen de manifiesto el intento de la autora por integrar a una masa desvalida a la interacción con sus semejantes con tonos de esperanza, donde el núcleo familiar se consolide para dotar a la Patria de hombre y mujeres sanos en cuerpo, mente y alma, donde los principios de moral y buenas conductas sean quienes demarquen la base de los pueblos.

    En nombre de todas las mujeres panameñas, gracias Rose Marie Tapia R., por este intento loable de llamado de atención a todos, tu actuación hoy marca un hito para futuras investigaciones y profundo estudio del tema.

    SOFÍA

    LA CARCEL DEL TEMOR
    Por: Yolanda Crespo
    laestre@estrelladepanama.com

    “La cárcel del temor”: una novela de corte psicológico social que presenta la violencia doméstica y el acoso laboral cotidiano en nuestro país.***** Presentamos La cárcel del temor una novela escrita por la escritora que mejor presenta el dolor y los miedos de la mujer, Rose Marie Tapia se adentra en la sicología femenina y laboral, en el acoso moral en la vida cotidiana, en la relación de la víctima y el agresor y hasta donde llegan estas manipulaciones perversas que destruyen la vida y la autoestima de la persona, esta obra literaria refleja la realidad nacional y presenta casos reales de gran penetración sicológica. La protagonista es una mujer de mediana edad que sufre de agarofobia y de una serie de síntomas sicosomáticos producto de una vida de temor y abuso. No hay nada peor que vivir con un miedo constante, y no hay nadie que no haya sufrido miedos, por lo menos yo no conozco a ninguna persona que se salve de haber tenido temores. Pero cuando el temor es paralizante, no se puede vivir así, sin embargo muchos vivimos en ese estado. Rose Marie Tapia escribe para denunciar y ofrecer soluciones, para darle una esperanza a la mujer maltratada y abusada de que las cosas pueden cambiar y salir del círculo vicioso, pero sabemos que no es fácil una vez que estamos sumidos en él. Este es un libro que presenta un caso real de maltrato y recomendamos la lectura de esta obra a todas las personas que les interese el problema de la violencia doméstica y laboral. La protagonista sufre la peor de las prisiones, la que encarcela su alma y la lleva a perder no sólo su libertad, sino también la esperanza. Sofía, víctima de la violencia doméstica y de la agorafobia, lucha por liberarse de la cárcel del temor. “Por muy difícil que sean la vida y los problemas, debajo de los escombros y la devastación, hay joyas ocultas como el amor, la solidaridad y la amistad”. Dice la autora: “Todo escritor debe tener un compromiso... Para mí el compromiso ineludible es cambiar el panorama social, que la gente a través de los libros sepa que hay realidades y alternativas, que podemos ser felices si resolvemos las situaciones de conflicto de nuestras vidas”.

    Rose Marie Tapia escribe novelas que retratan los problemas psicosociales de nuestra sociedad. “La cárcel del temor” se trata de una mujer que sufre, pero no sólo víctima de la violencia, sino también por el acoso de un jefe corrupto. “Es la vida de tantas personas que sufren y que no le encuentran solución a sus problemas”. Esta novela es la historia de muchas mujeres que, sometidas a la violencia en sus hogares, ven pasar sus días con el miedo de convertirse en una nueva cifra dentro de las estadísticas fatales de ese terrible flagelo social. Cuando el maltrato es físico, sus cuerpos serán lacerados por las heridas más oprobiosas; pero cuando se trata de una agresión psicológica, esas heridas las harán morir en vida, aniquilando su dignidad y su autoestima. La violencia intrafamiliar no es un asunto privado; es un asunto de derechos humanos y un problema de salud pública ante el cual no podemos permanecer pasivos. Fragmento tomado de La Cárcel del Temor PRÓLOGO “Cuando hablamos de la violencia social lo hacemos en voz alta y culpamos al gobierno por no proporcionarnos seguridad; sin embargo, cuando somos testigos de la violencia en el hogar bajamos la voz y decimos: “ese es un asunto privado”. Es una idea generalizada que los actos de violencia intrafamiliar sean considerados hechos normales dentro de las relaciones familiares. Las víctimas callan y los testigos dirigen su mirada hacia otra parte para no involucrarse; estas pusilánimes y vacilantes actitudes alimentan la impunidad del agresor.” La familia es la célula de la sociedad, allí se fragua el futuro de la humanidad.

    Toda persona nace en una familia y en ella consolida sus primeros pasos que lo harán apto para su inserción en el medio social, es el lugar donde se aprenden los principios fundamentales para la convivencia, como son el sentido de la vida humana, las virtudes necesarias para vivir en comunión, la justicia, el respeto, la solidaridad y muchos otros valores imprescindibles para nuestra coexistencia. El primer aporte que debe realizar la familia a la sociedad es la formación de personas conscientes y responsables de su propia dignidad. Su principal compromiso, la construcción de la vida social. Es así como el comportamiento de los individuos en comunidad tiene raíces en la cultura familiar. Las relaciones familiares basadas en el amor permiten a los hijos el aprendizaje de modelos de cooperación y convivencia que luego llevarán al resto de la sociedad. No obstante, ¿qué podemos esperar de una sociedad donde la familia está inmersa en la violencia? Lo que irremediablemente ocurrirá es que la violencia se transfiera a la sociedad y ese niño maltratado sea en el futuro un agresor.

    Parte de la solución está en parar esta terrible cadena, a los hijos se les debe enseñar que son seres humanos maravillosos y que la vida es un don precioso que como hijos de Dios recibimos todos. Hay que reforzar la parte espiritual que es la base fundamental, el pilar que nos permite amarnos y saber que nadie debe actuar en perjuicio de los demás. Los padres causan daños a sus hijos y los hijos devuelven de una u otra forma el daño, creando un círculo espantoso que lanza enormes cantidades de individuos insatisfechos al mundo. La delincuencia, la drogadicción, la prostitución que ensombrece a la humanidad no es sino el fruto de la semilla que se siembra en los hogares. Si la familia se corrompe, se corrompe la sociedad, el país y el mundo entero. El problema de la violencia intrafamiliar es de tal magnitud y complejidad que su solución requiere de políticas y estrategias coordinadas con la participación tanto del Estado como de la sociedad civil. Esta tarea es urgente e impostergable; tenemos que curar a la familia del flagelo de la violencia fomentando comportamientos sanos y coherentes con el objetivo de lograr la felicidad personal, la armonía familiar y la paz duradera. Esta novela es la historia de muchas mujeres, que sometidas a la violencia en sus hogares pasan sus días temerosas de convertirse en una cifra dentro de las estadísticas fatales. Cuando el maltrato es psicológico, esas martirizadas mujeres están muertas en vida, pues se les ha aniquilado su dignidad y su autoestima. Espero transmitir con este relato un mensaje de esperanza a las víctimas silenciosas del maltrato, y decirles que no están solas, porque la violencia intrafamiliar no es un asunto privado, sino es un asunto de Derechos Humanos y un problema de Salud Pública en el que todos estamos involucrados.

" Cuando hablamos de la violencia social lo hacemos en voz alta y culpamos al gobierno por no proporcionarnos seguridad; sin embargo, cuando somos testigos de la violencia en el hogar bajamos la voz y decimos: “ese es un asunto privado”. Es una idea generalizada que los actos de violencia intrafamiliar sean considerados hechos normales dentro de las relaciones familiares. Las víctimas callan y los testigos dirigen su mirada hacia otra parte para no involucrarse; estas pusilánimes y vacilantes actitudes alimentan la impunidad del agresor. "

De venta en todas las librerías y puntos de venta de libros en el país. Editor y distribuidor exclusivo:

DISTRIBUIDORA LEWIS:

Tel: +(507)-200-888 Ext: 270 Contáctenos para ubicar puestos de ventas más cercanos
  1. Walter GómezComentario

    "La Cárcel del Temor, es una obra que me cautivo profundamente por su contenido literario de vida, en mi opinión como padre de familia y como estudiante universitario considero que esta obra debería ser recomendada a los colegios, universidades, escuelas para padres e incluso a aquellos novios que toman sus orientaciones pre matrimoniales en las Iglesias antes de casarse, espero explicarme. Esta es una novela llena de sensibilidad, humanismo, Fe y esperanza pero sobre todo de amor y de oportunidad de vida. A mí me hizo bien leerla porque afloro mis sentimientos y la empatía hacia el prójimo. Espero de todo corazón que esta obra llegue a las manos de un cineasta porque estaría seguro que ganaría oscares y aunque sé que la autora no buscaría ese honor estoy seguro que Dios igual le premiaría.

    Gracias por despertar en mí el amor a la lectura y sobre todo el amor al prójimo.

    Rose Marie, este Domingo tengo clase de Español y discutiremos la novela en clase, le daré sus saludos a toda la clase!

    Bendición!!

    Walter Gomez

  2. Jesús G. Debia S.Comentario

    Opinión sobre La Cárcel del temor

    Buenas tardes señora ROSE TAPIA, mi nombre es JESUS G. DEBIA S., me dirijo a usted con el fin de comunicarle que soy estudiante de la profesora ZAIDA SANSON, del curso diurno de la Universidad del Istmo. Ella me dijo que me podía comunicar con usted por este medio, debido a que no pude, ni podía ir a su presentación en la librería de la vía España, debido a que tengo un negocio y no puedo ni tengo con quien dejarlo y es un poco retirado de la ciudad. Bueno era para hacerle saber que leí su obra literaria: “LA CARCEL DEL TEMOR”.

    Me parece que es una excelente novela, basada en hechos reales, los cuales suceden en la actualidad delante de nuestros ojos, sin darnos cuenta y a veces pasan y no nos queremos dar cuenta de lo que realmente sucede. Todo se basa en la vida de Sofía, nuestra protagonista quien es una excelente madre, trabajadora, amistosa, entusiasta y mujer a seguir, pero lleva consigo una carga fuerte con respecto a su relación con el esposo, debido a que el la maltrata y eso le causa a ella una fuerte frustración la cual llegado un momento la hace encerrarse en su vida y en su hogar queriendo protección, sin lograr enfrentar el conflicto, cayendo en una ansiedad fuerte y fuertes depresiones que deben ser tratadas medicamente, porque de lo contrario sus efectos podrían ser devastadores, hasta llegar a causar la muerte o el suicidio. Esto pasa mucho en la parte de América Latina, pero nos abarca como quien dice la ley del silencio, que nadie vio ni nadie supo. Me gusto su desenvolvimiento para contar la historia y captar nuestra atención por medio de la novela escrita por usted. Gracias por esta obra y por su tiempo. Feliz tarde.

  3. Olga Nelly TapiaComentario

    ANALÍSIS DE LA CÁRCEL DEL TEMOR

    El ejercicio literario de Rose Tapia, en esta obra refleja varios matices, su personaje central es Sofía, una mujer valiente que se debate entre muchos frentes de batalla. Por un lado, es profesional, es madre, posee talentos especiales en sus relaciones con los demás, pero a su vez, lleva consigo una fuerte carga, cual es la enfermedad que padece, que es la Agorafobia, que se trata de una sintomatología especial donde los patrones de conducta de quiénes lo padecen son normales, pero al entronizarse la ansiedad en el individuo, genera el pánico y en consecuencia, el personaje central se refugia en su hogar buscando protección, creando así el fenómeno de la agorafobia y ante la impotencia de enfrentar el conflicto, además de existir una ansiedad flotante, se adhiere al círculo vicioso, una depresión secundaria, que debe ser tratada medicamente, porque de lo contrario sus efectos son fatales. Sofía tiene un marido, el cual no dá el mejor de los tratos a esta persona y ello adiciona a la obra el maltrato psicológico, que alimenta el cuadro en la obra. Para mí, la obra no es ficción, es una realidad, pero en América latina impera la cultura del silencio en todo. La obra vale leerla, te conduce por una variedad de emociones y sentimientos, pero su final arroja esperanzas y una mejor filosofía de la vida. Rose Marie Tapia, demuestra talento y buen manejo del tema. La recomendamos.

    OLGA NELLY TAPIA

Otras Obras