VIDA DE COMPROMISO

Portada
Pink Printed Dress
Obras
Reseña

NUEVA NOVELA DE ROSE MARIE TAPIA VIDA DE COMPROMISO
RESEÑA EDITORIAL

Por casi dos décadas, Rose Marie Tapia ha escrito obras enfocadas en los jóvenes lectores, y testimonios que conciernen al conjunto de la sociedad; pero lo que ahora nos entrega es su proyecto más complicado, como ella lo reconoce: Vida de compromiso, semblanza testimonial sobre su madre, Rosa Rodríguez de Tapia (1915-1986). Ficcionar, crear la estructura, la trama y el contenido sustancial de una obra literaria son siempre retos mayúsculos; sin embargo, tomar la pluma y mojarla en el corazón, en las arterias, en la memoria, para escribir sobre recuerdos que sangran apenas se tocan, es otra cosa.

Rosa Rodríguez de Tapia fue maestra consagrada, esposa, mujer, que a lo largo de gran parte del siglo XX forjó, junto a su esposo Santiago (1908-1972), un hogar sostenido con valores, bajo criterios de respeto, responsabilidad, amor, unión y solidaridad, que aún deben ser cimientos de toda familia pues, de lo contrario, enfrentaremos un mundo muy distinto al que aspiramos.

Cada existencia es resultado de un cruce de circunstancias, iluminadas o ensombrecidas por factores individuales que solo al final del camino pueden sopesarse con ecuanimidad. Rose Marie Tapia lo hace en este diálogo franco y postrero, pero no final, con su madre. A ese coloquio integra el testimonio de la familia y de amigos cercanos, para atestiguar la calidad del legado de una dama ejemplar.

A la vez, nos invita a recorrer una época, a compartir una existencia, pero también nos motiva a mirar a nuestro alrededor, a buscar a esos seres que, a la distancia de un abrazo, llevan una vida de compromiso de la que podríamos ser parte.

Ariel Barría Alvarado

  • Editados: 8,000
  • Portada: Kevin Reimer
Compartir:

Like

Haga clic para darle un like en facebook.

Puntos de venta

Haga clic para conocer más sobre los puntos de venta.

Editor y distribuidor

Distribuidora Lewis

Ver otras obras

Haga clic para volver al listado de obras.


Cita

El testimonio de Raúl, Peyullo fue el siguiente: “Lo más significativo de la convivencia con mi madre fue cuando tenía once años. Me desperté como a las once de la noche al escuchar unos sollozos, me levanté y me desplacé en la oscuridad con precaución. Cuando mis ojos se acostumbraron a la oscuridad, observé una silueta sentada en la mesa del comedor, la reconocí enseguida, era mi madre. Le pregunté por qué lloraba y respondió que no sabía cómo estirar los dólares, que el dinero no le alcanzaba, que necesitabas pagar las cuentas y comprar la comida. Esa noche pasé abruptamente de niño a hombre. Le prometí que en cuanto mis brazos tuvieran fuerzas para trabajar, ella no volvería a llorar por falta de dinero. Desde ese momento me propuse trabajar sin descanso. Mi fuerte determinación fue consecuencia del dolor al verla sufrir por problemas económicos. En cuanto tuve el dinero suficiente, lo primero que hice fue construirle su casa. No permití que nadie le informara que estaba construyendo una casa para ella. Una vez terminada, la lleve a visitar la casa y ella creyó que era para mí y se mostró feliz de que yo tuviera una casa preciosa en una barriada residencial. Recorrió el garaje, la terraza, todas las habitaciones, la sala comedor, la sala de ver televisión y escuchar música, la lavandería, la cocina y el patio. Cuando le pregunté: “¿Cuándo se muda?”, me dijo que cómo se iba a mudar si esa casa no era suya. Le puse la llave en su mano y le dije: “Sí, es suya es mi regalo”. Empezó a sollozar como aquella noche que la sorprendí llorando por problemas económicos y le di gracias a Dios por permitirme cumplir la promesa que le hice cuando apenas era un niño. Rosa María, mi hija, era una niña pequeña, no comprendía la razón por la cual su abuela lloraba al recibir un regalo y se reía, nerviosa; Raúl, dos años mayor pero también un niño, comenzó a llorar al ver a su abuelita, pensaba que estaba triste. Mi madre controló sus emociones para no afectar a sus nietos y dijo que ese había sido su gran anhelo: tener casa propia”.

De venta en todas las librerías y puntos de venta de libros en el país. Editor y distribuidor exclusivo:

DISTRIBUIDORA LEWIS:

Tel: +(507)-200-888 Ext: 270 Contáctenos para ubicar puestos de ventas más cercanos
  1. Justo Moreno Ríos de ChitréComentario

    Rose Marie, te escribe y te saluda Justo Moreno Ríos de Chitré, hijo mayor de la maestra Margarita Alicia Ríos de Moreno (q.e.p.d.).

    Me enteré del lanzamiento de tu libro Vida de Compromiso mediante el programa Lo Mejor del Boxeo de tu hermano Juan Carlos, que veo, en sus comentarios políticos, todos los jueves. Enseguida me prometí que lo iba a leer. En mi reciente ida a Chitré para las fiestas de San Juan Bautista, lo vi en la farmacia Arrocha y enseguida lo compré; ayer terminé de leerlo.

    Me entusiarmó de inmediato por dos razones principales: la primera, porque Rosa de Tapia, tu queridisima madre, fue mi maestra de primer grado y por supuesto que con ella aprendí las primeras lecciones de leer y escribir. La segunda, porque fue colega y amiga de mi madre Margarita Alicia Ríos de Moreno, de mi tía Alicia Moreno de Burgos y de aquel solidario e incomparable equipo de trabajo de conformaba ese grupo tan selecto y ameno de maestras tan queridas de la escuela Hipólito Pérez Tello.

    Fue por los años 1955 o1956. Recuerdo perfectamente el salón; era el ultimo de la planta baja del ala derecha de la escuela, Tomás Herrera # 2, en ese entonces, que daba hacia la calle y que colindaba con la biblioteca Cristóbal Rodríguez. Lastimosamente, solo tengo un solo recuerdo de tu mamá, impartiéndonos sus clases, pero es una imagen indeleble que jamás he podido borrar de mi mente: es verla frente al tablero dándonos su clase, mientras se golpeaba ligeramente sus piernas con una regla, por las molestias que le causaban sus várices. Creo que eso me impactó en mi corazón de niño.

    Otro recuerdo que tengo de aquella clase y que tampoco he podido olvidar nunca, es que Olimpo Sáez, fue también su alumno, y mi compañero de ese salón. Yo nunca más me relacioné con él, ni menos he sido su amigo, pero un día, no hace tanto tiempo, me lo encontré en la calle y le pregunté: Olimpo, ¿quién fue tu maestra de primer grado ? Me respondió yo no me acuerdo. Entonces le dije; yo te lo voy a decir; fue la maestra Rosa de Tapia y empecé a recordarle lo de la ubicación del salon y demás detalles que ya te conté. El me dijo que el no tenía muchos recuerdos de su infancia en Chitré porque se vino para Panamá desde muy niño. Yo le dije que yo nunca me ovidé de él porque su nombre no es muy común y por aquello del monte del mismo nombre de la mitología griega.

    Créeme Rose Marie que leer tu libro me ha llenado de gran satisfacción y de muchas emociones encontradas; por un lado, tantas anécdotas, relaciones familiares y de amistad que desconocia, de recuerdos, muchos de los cuales pude desempolvar porque no estaban tan claros en mi mente, por ejemplo,el de tu papá; no me acuerdo para nada de él, pero si recuerdo que de niños le decíamos el gordo Tapia.

    Pero lo que más me ha fascinado es haber conocido en su realidad, tan bien narrada por tí; la gran maestra de primer grado que Dios me dio el privilegio de tener, y no solo en el ámbito de su profesionalismo en la enseñanza y el deber cumplido, sino además, en su humildad, caridad, nobleza de corazón y por supuesto, como abnegada madre y esposa. Siento que el aprendizaje academico que de tu mamá recibí, se ha complementado ahora con tanta enseñanza y ejemplos que tomaré muy en cuenta en mis actuaciones y comportamientos de cada día, especialmente la caridad y el amor al prójimo.

    Mis sinceras felicitaciones y un saludo afectuoso a toda la familia.

    Justo

  1. Rosamaría TapiaComentario

    Tía, te aplaudo por la novela tan hermosa y maravillosa que escribiste de mi abuela. Gracias por hacerme el honor y darme la oportunidad de escribir mi testimonio de ella.

    Me alegra sobre manera que al escribir esta semblanza hayas tenido la oportunidad de despedirte de ella, de decirle lo que tu corazón necesitaba pronunciar (aunque todos sabemos que ella lo sabía). Lo que escribiste que ella te contestó, no salió de ti... salió a través de ti y tengo certeza que esas fueron sus exactas palabras.

    A mi me pasa que cuando estoy muy, muy triste acudo en mi mente a una banca (no sé donde) en un lugar rodeado de neblina. Allí permanezco, esperando por consuelo. Y sabes que tía? Siempre llega ella. En esos momentos no hay grandes conversaciones entre nosotras. Solo amor. Amor en su más pura expresión.

    Este libro maravilloso que escribiste me ha roto el corazón. Lo ha roto y ha entrado más luz. De parte de toda la familia, de sus amigos, estudiantes, y todos los que ella tocó; TE DOY LAS GRACIAS.

    Dios proveerá tía.

    Rosamaría

  1. María DucreuxComentario

    Leí en solo horas el libro dedicado a mi tan querida maestra Rosa. Removió en mi corazón y mente gratos e inolvidables recuerdos.
    Infinitas gracias por recordar a mis tías Aurita y Cuchy. Cuchy ya no está entre nosotros, pero mi agradecimiento será eterno.
    Recibe un fuerte abrazo de mi parte con el cariño de siempre. Hasta pronto.

  1. Markela de BallesterosComentario

    Me encantó el tema de la semblanza de la Maestra Rosa como un ejemplo de madre virtuosa. Retrata a cada madre que planta un jardín antes de partir con el Señor considerando que su buena siembra no sólo la disfrutará en vida sino que en su ausencia será más abundante por causa de la buena semilla plantada y de la mano de su jardinera. Tu copioso llanto sirvió para madurar esas flores esperadas por la Maestra Rosa; tú, una de ellas. Un abrazo, Rose. Bendición.

  1. Víctor CamargoComentario

    Estimada Sra. Rose Marie:
    Yo siempre he sido un gran seguidor de sus novelas en los últimos años, apenas sale una de sus obras literarias soy el primero en tratar de conseguirlas y en dos días cuanto mucho termino de leerla completa.
    Ayer me regalaron un ejemplar de Vida de Compromiso que es el homenaje al ser más importante que uno tiene en esta vida. Su madre. Confieso que llore al leer aquellos recuerdos de su madre.
    Quisiera agradecer por haber compartido la vida de su madre para que nosotros sus lectores conociéramos esa gran mujer.
    Si antes la admire por su capacidad para enamorarme con sus novelas hoy más que nunca reafirmó mi admiración por haber dedicado su vida al cuidado de su madre y seguir con el legado que ella les inculcó.
    Desde el cielo la Sra. Rosa María debe estar sumamente orgullosa de la mujer que usted es y sobre todo muy agradecida con la publicación en su honor.
    Le envió un gran abrazo y le reiteró mi admiración.
    Víctor Camargo

  1. Rodolfo Reimer TapiaComentario

    Querida tía Rose
    Sabes que no soy el más acérrimo de los lectores pero tus novelas me atrapan rápido y no lo digo porque seas tú quien las escribe sino porque de verdad he disfrutado mucho leyendo Vida de Compromiso, me trajo muy buenos recuerdos de mi abuela Rosa quien tenía amor para todos, he reído, he llorado y también he conocido muchas cosas que no sabía de la familia. Definitivamente que hasta nosotros los nietos de Rosa hemos heredado esa parte de ayudar y enseñar dentro de nuestras posilbilidades, me he llenado de mucho entusiasmo y optimismo luego de leerla. Ya sé a quien salen mi mamá, tú, todos mis tíos y los nietos de Rosa. Gracias por regalarnos esta belleza de la vida de esta abuela tan querida y gracias a ti por todo lo demás.
    TQM
    Tu sobrino y ahijado Rody

  1. Rodrigo BurgosComentario

    Apreciada Rose Marie: Sé que a todo autor le gusta que me lea su libro, cuando nos lo dan para editar, pero sinceramente el tiempo no me da para lograr ese ejercicio. No obstante di una ojeada a Vida de Compromiso y creo que desde la segunda página me quedé enganchado y no paré hasta leerlo todo. Quizás sea por los paralelismos que encontré, ya que mi, mi Madre también era maestra, también me crie en un pueblo de nuestro interior y las anécdotas se tornan familiares, hasta los nombres y los apodos suenan conocidos----es un mismo escenario--. Es un lindo libro lleno de enseñanzas y describiendo las vivencias de los pueblos de nuestro interior, desde el punto de vista de una familia excepcional- La felicito por lograr una obra tan bonita, llena de sentimientos y enseñanzas.
    Rodrigo Burgos
    Gerente General
    Distribuidora Lewis

Otras Obras