Y era lo que nadie creÍa

Portada
Pink Printed Dress
Obras
Reseña

Es un testimonio novelado que nada a crontacorriente en una época en que el pesimismo ha legitimado el imperio de la derrota. Es moneda común que los personajes de la novela actual sean una secta de réprobos irremediables, presos que ensayan infructuosamente su escapatoria ante los tentáculos del miedo. Ya parece no haber conflicto en la mayoría de los casos: se asume con resignación pusilánime el destino cruel, la adversidad. Pero donde sobran esta suerte de propuestas declinantes, faltan testimonios que con su fuerza vital nos muestren la verdadera grandeza del conflicto humano, el ejercicio de confrontación de que todo ser humano que no ha perdido la dignidad es capaz. «Y era lo que nadie creía» opta por esta segunda manera de participar en el mundo. Porque la novela no es una reinvención ni una forma de construir realidades paralelas con las que rehuir la nuestra, sino una forma de participación en esta realidad, que ataca y duele, pero que también nos enseña a resistir y trascender. Agotados como estamos del discurso pesimista, leer esta primera entrega de Rose Marie Tapia nos replantea la forma de mirar y de existir.

  • Editados: 8,000
  • Portada:
Compartir:

Like

Haga clic para darle un like en facebook.

Puntos de venta

Haga clic para conocer más sobre los puntos de venta.

Editor y distribuidor

Distribuidora Lewis

Ver otras obras

Haga clic para volver al listado de obras.


ANALISIS LITERARIOS DE Y ERA LO QUE NADIE CREIA

DEL ESCRITOR PULIDO RITTER

Dentro de un mundo patriarcal, donde el solo hecho de preguntar, es un acto inmenso de rebeldía, la protagonista de Era lo que nadie creía desentraña un espacio casi intocable, pero sospechoso por su falta de profesionalidad y humanismo: la práctica de la medicina en Panamá. Si hay un estamento en Panamá, cuya legitimidad es tan valorada como vilipendiada, es precisamente la de los médicos, y que compite en esta situación, tan sorprendente como deplorable, con el de los abogados. En Era lo que nadie creía encontramos, entre raras excepciones, una serie de profesionales sin vocación, mediocres y pusilánimes. No es la novela de la complacencia. Es una tremenda crítica social a un país, donde impera la mentalidad tercermundista de sus profesionales, y, sobre todo, es un relato desesperado y esperanzador de una mujer que ha decidido saber cuál es su mal para curarse. Y de este modo, en esta búsqueda que es tan trágica, precisamente, por el humor que subyace entre sus líneas, la protagonista nos lleva de la mano a la zona más humana de todos nosotros: luchar para sobrevivir.

Luis Pulido Ritter Docente de culturas latinoamericanas en la Universidad Europea de Viadrina, Frankfurt / Oder. Escritor panameño miembro de Letras de Fuego.

CATALIZAR LA ESPERANZA
de Salvador Medina Barahona

Cuándo nos negamos el bien: Vivimos negándolo día a día, noche a noche, muerte a muerte. Cuanto aspiramos a la gloria y cuánto infierno encendemos a cada paso. Negarnos es la tendencia. Hacernos miserables. Prófugos del sueño y del amor. Hijos imposibles de la esperanza. “Ser” se ha convertido en utopía, ciertamente. Pero al mismo tiempo en búsqueda (como ha debido ser desde el principio), en hallazgos, en grieta de luz ante la urgencia. Hay quienes resisten. Hay quienes creen en la vida a toda costa. Quienes se aferran a ella pese a sus circunstancias, a sus fatales pronósticos y a sus luchas interminables. Hay quienes son supervivientes, seres superiores más allá de todo obstáculo, más acá de toda cobardía. Hay quienes resisten. Y más que resistir, saltan. Y más que saltar, transgreden. Hay quienes resisten. Subsisten. Superviven. Perviven. Y hacen bien.

No importan cuán inverosímil sean sus contiendas, resisten. Rose Marie Tapia resiste. “Y era lo que nadie creía” es, sigue siendo y será: Una lección de resistencia, un testimonio novelado sin pretensiones, admirablemente desnudo, conmovedor, íntegro; una batalla a muerte con la muerte; una fortaleza que hace posible, mejor dicho imposible el no hallar esperanza.

Su drama: la ciencia Su enfado: los hombres que la ejercen. Su luz esos mismos hombres cuando han sido capaces de entender los desajustes del cuerpo como un reto, no como un fastidio; como una labor de humanidad, no como un expediente, como un número.

Y era lo que nadie creía es una casi infinita, a veces desesperante anécdota, cargada de dolor, pero sostenida por un sentido incomparable de amor a la propia vida y a la del prójimo. El ritmo de la narración es vital, enérgico, como lo es el ritmo existencial de la protagonista. La historia es congruente, creíble. El título es, pues engañoso a simple vista, solo un recurso de síntesis, una frase que se apega fielmente a la casi infinitud de dolencias somáticas, pero que en ningún momento niega credibilidad a lo testimoniado, ni mucho menos le otorga connotación de fantasía.

La enfermedad no es un obstáculo, un dique de contención de nuestros sueños. Soñar se puede siempre que haya alma; espíritu combativo, palabras canalizando el mensaje de sus luchas, catalizando la cura, haciendo valer la vida, inaugurando la esperanza puesta a prueba en cada noche sin estrella.
DEL DOCTOR MAURO ZUÑIGA

Y Era Lo Que Nadie Creía es la segunda novela de la laureada escritora panameña Rose Marie Tapia R, conocida en nuestro mundo literario por Caminos y Encuentros, su primera novela que mereció Mención de Honor en el premio Ricardo Miró del año 2000.
DEL DOCTOR MAURO ZUÑIGA

Y Era Lo Que Nadie Creía es una novela testimonial. La escritora narra con una prosa sencilla los obstáculos y esperanzas que la protagonista, María Rosa, encuentra a lo largo de su vida, vida vinculada a una larga enfermedad que permaneció desconocida hasta fechas recientes. Es el aliento y la tenacidad sin el dibujo de la menor frustración lo que hace ejemplar la novela de Tapia, quien se moviliza entre sus raíces familiares y amicales, sólidas y permanentes, y un mundo nuevo y desconocido: su relación con los médicos, a quienes describe tal como se lo dictan sus propios sentidos. Por lo prolongado de su enfermedad, María Rosa logró conocer el extenso arco iris de médicos y, sin ambages, los ubica y describe. Encontró de todo, y con su propia pluma, lejos de una mortal censura, exhibe sus debilidades y sus fortalezas.

María Rosa es un ser humano como cualquiera; tal vez, su particularidad este dada por una desconocida enfermedad que la acompañó desde niña. Su testimonio es muy instructivo y aleccionador en un mundo cada vez más material y cada vez menos humano. Sus apreciaciones deben ser bien entendidas por todos aquellos que encontramos en la Medicina una vocación de servicio. Pueda ser que la lectura de esta novela le de una palmada en la espalda a la multitud de personas, que por la naturaleza de su enfermedad, se sientan aisladas, envueltas en su desesperanza, y pueda ser, también, que nos ayude a los médicos a consolidar el espíritu humanista que debemos atar a nuestros propios genes.

Mauro Zúñiga: Médico internista; escritor y dramaturgo, ganador del Concurso Ricardo Miró 1999, sección Teatro.

"Después de incontables penalidades y puertas cerradas, la esperanza alcanza una puerta abierta, al entrar por esa puerta me sentí a salvo, levanté los ojos al cielo; y extendí los brazos para bendecir a Dios y pedirle que me concediera su misericordia. Elevé una plegaria al firmamento y tuve la certeza que la búsqueda perseverante jamás queda frustrada y que en la vida todo tiene un porqué."

De venta en todas las librerías y puntos de venta de libros en el país. Editor y distribuidor exclusivo:

DISTRIBUIDORA LEWIS:

Tel: +(507)-200-888 Ext: 270 Contáctenos para ubicar puestos de ventas más cercanos
  1. Dixela ArrochaComentario

    Buenos días/noches, a la hora que lea esto, recién termine su gran novela, Y era lo que nadie creía, y tengo una exposición de mis conclusiones desde el punto de vista ético, (estudio odontología) No seré la primera ni la última en felicitarla por esa gran novela, por sus ganas de vivir, su perseverancia, su novela me ha llegado, es un honor tener una escritora en nuestro país como usted.

    He reído, y casi he llorado.

    Espero que se encuentre muy bien y siga siempre con esas fuerzas, y esos animos.

    Espero algún día verla y que me firme la novela Dios la bendiga siempre.

    Dixela Arrocha

  2. Eder A. ValdésComentario

    Buenos Dias RespetadaRose Marie Tapia
    E.S.M

    No quisiera redundar en los mismos saludos que suelen utilizarse para iniciar un escrito...hay que romper paradigmas creo que desearle éxitos en sus labores no seria ya lo tiene!, desde sus inicios ha sido una pintora de las letras, su lienzo....hojas blancas.

    Hace un tiempo a mi mente el deseo por leer ha llegado a interesarme mucho mas, primero el.inicio de buscar titulos que sean interesantes y sobre todo que el escritor lleve al lector a encontrarse a si mismo y haga cambios positivos en su vida fervientes de una fe divina que solo el corazon de cada uno lo sabe.

    Escuche en ciertas ocasiones sobre Rose Marie Tapia, escritora, amantes de los libros, fiel amiga de los libros, dueña de una prosa sin titubeos y libre de adornos, llena de realidad, que te hacen detener y pensar cual es realmente nuestro labor en este mundo.

    Hoy se cumplen tres dias, luego de haber pasado por aquella farmacia de un lugar muy popular y concurrido, acompañaba a mi tia a comprar medicamentos y al entrar tuve una corazonada que me decía, acercate!, habia un pequeño mueble con.una serie de titulos, novelas de romance, superación, amor, cartas de una madre, y entre tantos libros habian dos que sobresalian algo ya desgastados por el tiempo y decidi hecharles un vistazo para mi sorpresa era un titulo que no habia escuchado, pero si a su autora ROSE MARIE TAPIA, quinta edicion....Y era lo que nadie creia. Sin titubear empeze a leerlo y me eclipso....hoy siendo las 7:20 am, mientras la espera aumenta en un bus de ruta he terminado tan grandioso libro, tal como dice el Sr. Barahona en la contraportada es un libro que nos ayuda a replantear la forma de vivir y existir.

    Pasando por pruebas tal vez no de salud pero si pruebas dificiles, Mis animos decaian, en mi soledad los gritos de desesperacion aumentaban sin embargo habia una luz llamada esperanza la cual me hacen levantarme cada dia y seguir adelante, asi como Maria Rosa, pudo pasar tantas enfermedades y sindromes renacian mas sus ganas de vivir y de probar ante mundo que no hay fuerza mayor que la fe y amor a Dios.

    Su libro trae a mi vida ese replanteamiento de la labor que se nos puso al.nacer y de completar, todos tenemos una misión en esta vida y esa misión es la que cada uno debe buscar y cumplir... despues de todo la vida se hizo para eso! Vivirla somos dueño de.nuestro presente solo asi construimos el futuro.

    Mi felicitación por su labor, su misión en este mundo y por lo que aun esta por cumplir.

    Tengo 25 años y como profesional es una lastima que autores como usted no sean vistos en nuestras aulas de clases de los colegios y universidades, una vez mas la felicito y espero algun dia poder estrechar su mano y porqué no que me firme este ejemplar, no para decir que alli este su firma, sino que su libro contribuyó a que una vida cambiara y que por mas que pasemos por obstaculos nunca decaer por mas que el cansancio mental nos llene, pues la vida es para guerreros.

    Se despide de usted Eder A. Valdes, Ciudad de Panamá

  3. GilbertoComentario

    Estimada escritora Rose Marie.

    Había pasado mucho tiempo sin escribirle. Estaba ocupado terminando mi secundaria y finalizando todos los proyectos de labor social, prácticas de graduación, exámenes y todo lo que eso conlleva.

    Sin embargo, en estas vacaciones retomé con la lectura de novelas que lastimosamente tuve que suspender por unos meses por falta de tiempo, y leí Y era lo que nadie creía, y Diagnóstico N.P.I

    Quedé absolutamente maravillado con los relatos que usted comparte en estas dos novelas. Jamás se me había pasado por la mente que usted sea una persona que tuvo que soportar tantas enfermedades. Le agradezco por compartir sus testimonios, así como también las lecciones de vida, los consejos que usted brinda para siempre seguir adelante en la vida y superar todas las dificultades.

    Compartí el primer libro con mi mamá y también le gustó muchísimo. Ella se rió muchísimo del episodio con el curandero que le escupió el cuello y extrañamente se le quitó el dolor.

    La admiro muchísimo. Saludos.

    Gilberto.

Otras Obras